Especial Noviembre: Francia en Madrid

La cultura francesa es muy apreciada en España y tiene una gran presencia en Madrid. Pintura, literatura, política… son muchos los sectores donde han destacado a lo largo de la historia. Sin embargo, cuan hedonista que soy me inclino por profundizar en sus costumbres a través de dos de mis placeres favoritos: la comida y la moda. Y es que en ambos también destacan.

Empecemos por el paladar. Me encanta el restaurante Breizh en la calle Madera donde podemos degustar galettes como plato principal y de postre una crepe du chocolat mientras nos bebemos una sidriña . La dueña es normanda y  hace de anfitriona a las mil maravillas: muy amabalemente informa a los recién llegados de las diferencias entre las galettes y las crepes (harina, relleno, etc) o te hace alguna sugerencia. Como entrante merece la pena probar el paté, el sabor es muy bueno aunque la textura sea más “rústica” de lo que estamos acostumbrados. El ambiente es acogedor y familiar, así que es un lugar perfecto para sentirese como en el norte de Francia.

Para hacer un regalo cuco y deleitarse la vista y el gusto no hay que dejar de visitar La Cure Gourmande, una repostera de la Provenza que hace pastas, galletas, caramelos o bombones artesanales. Para rematarlo, lo preparan en cajitas, latas y empaquetados de estética vintage que pueden ser reutilizados. En la calle Postas, cerca de Sol.

Siguiendo con las pastitas, pero en clave más Maria Antonieta (versión Sofía Coppola), no puede faltar en cualquier ruta francesa una parada para saborear unos macarons. Mallorca los hace deliciosos y adsequibles para todos los bolsillos. Hay varias sucursales repartidas por la ciudad: en la calle Serrano, Velázquez, Génova o Bravo Murillo.

Para tod@s los amantes del queso, no os perdáis la tienda Los quesos de Amélie en la zona de Arturo Soria. ¿Qué sería de Francia sin sus quesos? Brie, Camembert, Emmental, Roquefort…ñam, ñam. También Delipanific es una estupenda opción para comprar pan o bollería con mucha mantequilla, foie y confituras. En Hortaleza.

Y para terminar un refrigerio en Le Cocorico, un café francés con grandes sofás para descansar mientras tomas un cafe au lait con un bollito de acompañamiento. En la calle Príncipe de Vergara.

En cuanto a compras, sin duda hay que recomendar algunas de las marcas que han desembarcado hace unos años en Madrid y que derrochan ese allure rockero que las parisinas muestran sin hacer esfuerzoalguno. Zadig y Voltaire en Claudio Coello, Maje en Fuencarral, Manoush en el Callejón de Jorge Juan… me perdería entre sus perchas toda una eternidad.

¿Alguna dirección que me haya dejado? Acepto sugerencias de cualquier tipo para seguir aumentando mi agenda de básicos 😉

Buen fin de semana y vive la France!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Especial mensual y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s