Escapada por Gin Tonic: NEAPOLIS – NAPLES – NAPOLI – NÁPOLES

Golfo de Nápoles

Etapa final del Grand Tour. 51 Santos patronos. El teatro lírico más antiguo de Europa. 5 castillos. Concentración del mayor número de iglesias en un núcleo urbano en todo el mundo. Cementerio monumental con 40.000 calaveras expuestas. Patrimonio de la Unesco. Pizza DOC. Dominio de griegos, romanos, bizantinos, normandos, germanos, españoles y franceses.  2 ciudades en el subsuelo conservadas bajo la estructura actual. A los pies del único volcán activo del continente.

¿Puede existir una ciudad en Europa que cumpla todos estos requisitos? De eso vengo yo a hablaros, de Nápoles, la tercera ciudad más poblada de Italia, lugar donde el café y Maradona son el culto oficial con permiso de San Gennaro.

Castel dell'ovo

Cuenta la leyenda que la sirena Parténope murió en el mar tras ser rechazada por Ulises. Su cuerpo sin vida llegó a las orillas de una playa donde fue enterrada. Fue en la pequeña ínsula de Megaride, donde empezaría a florecer el asentamiento griego de Neapolis. En ese exacto punto surge el castillo más antiguo de la ciudad, donde se dice que el poeta Virgilio escondió un huevo que mantendría en pie la fortaleza y el entero equilibrio de la comunidad.

Es este espíritu de irracionalidad, imaginación desbordante y magia el que me enamoró de Nápoles. El partenopeo es un pueblo que ha sabido prevalecer a todo tipo de vicisitudes, rico en folklore y optimismo, que es capaz de destruirse así mismo pero resurgir de las mismas cenizas del volcán.  Actualmente sigue en pie de guerra contra la Camorra y las basuras que estropean su imagen, pero mi intención con estas líneas es haceros ver que la ciudad es mucho más que eso.

Os propongo dar una vuelta por el centro histórico. Patear Spaccanapoli y no perderse la Capilla de San Severo ni la Piazza de San Domenico. Descubrir lo que de verdad significa un pesebre en San Gregorio Armeno. Bajar al Nápoles subterráneo y después asimilar la cantidad de estímulos recibidos en un banco de la iglesia de Santa Chiara.

Dar un salto a la Piazza del Plebiscito es 100% obligado. Parte de su estructura la conforma un palacio real de la época borbónica, parecido pero no tan bonito como el de Madrid. La galería Vittorio Emanuele difiere en pocos detalles de la milanesa, pero allí no se pueden degustar unas sfogliatelle tan estupendas (bocados hipercalóricos de felicidad).

Atardecer en el Parco Virgiliano

Por la tarde conviene pasarse por el Vomero para entrar en la Certosa de San Martino, para mi gusto, las mejores vistas de la ciudad desde todos sus ángulos. Si queréis tomar un respiro, un poco más allá, en el lujoso barrio Posillipo, se encuentra el Parque Virgiliano. Una quietud impensable para la siempre ruidosa ciudad.

Obligada degustación de la auténtica pizza napolitana. Los entendidos aseguran que Sorbillo y Da Michele son los dos mejores lugares para hartarse con una humeante pizza que se cae del plato de grande.

Para la noche, plan bohemio y cultural en los alrededores de Piazza Bellini, fantásticas terrazas. Más animación en I Baretti, con ambiente pijo y buenas coctelerías en las cuidados callejones de Chiaia. Además, este verano el Museo de arte contemporáneo plantea una interesante programación para aprovechar las noches de verano.

Positano y Capri desde el barco

Si todavía tenéis fuerzas, os recomiendo no perderos los extraordinarios enclaves que se encuentran a poquísimos kilómetros de Nápoles. Empezando por la Costiera Amalfitana y Sorrentina. Vale la pena coger un coche y peligrar la vida en la angosta carretera que parece estar a punto de lanzarte al acantilado. Vistas espectáculares y pueblos de película  como Positano.

Cogiendo un ferry en el puerto de Mergellina se puede llegar en cuestión de 30-45 minutos a cualquiera de las islas del golfo: Capri, Ischia, Procida… Mezcla de exceso de turistas, marcas caras, pueblo pesquero y un mar de todos los colores.

Ruinas de Pompeya

Para los apasionados de la historia no perderse las ruinas de Pompeya. Ciudad sepultada por las cenizas del Vesubio tras su explosión en el 79 d.c. Fueron las mismas cenizas vulcánicas las que la mantuvieron intacta en todos sus detalles hasta ser decubierta en el 1748. Se pueden ver las casas, las calles con sus pasos de peatones, los teatros y hasta los mismos habitantes tal y como fueron sorprendidos por la muerte.

Probablemente os toque elegir con antelación qué os interesa más. Si la ciudad en sí con la vida en las calles, la ropa tendida y la exquisita comida; la versión más cultural o la más turística y de sol y playa. Es francamente difícil concentrar todo en una corta escapada, quizá repetir gracias al milagro del low cost. Easyjet vuela directo desde Madrid tres veces a la semana y, comprados los billetes con algo de tiempo, los precios no son desorbitados.

Arrivederci.


p.d.- Este video se está convirtiendo en todo un fenómeno en internet. Muestra algunos de los lugares de los que os he hablado y recoge la esperanza de muchos para salir de la crítica situación en la que se encuentra la ciudad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Especial mensual y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Escapada por Gin Tonic: NEAPOLIS – NAPLES – NAPOLI – NÁPOLES

  1. paolominucci dijo:

    Me ha gustado mucho todo lo que has escrito, y ademàs se nota que sabes de lo que hablas..
    Muchas gracias por la imagen y los colores que nos das..!
    Arrivederci!

  2. Coincido contigo que Nápoles es una ciudad bonita e interesante, particularmente a mí me ha gustado mucho.
    Veo que has entrado en mi blog y has leído mi artículo sobre mi estancia allí.
    Me gusta mucho como narras de forma muy concisa la ciudad, sus islas, las ruinas de pompeya y la costa.
    ¿ No hechaste de menos la huella de España ?.
    Te recomiendo un libro, ( pues veo que te gusta la historia ), se llama ” Prometeme que serás libre” de Jorge Molist.
    Trata del reino de Nápoles en el siglo XVI, y de las fortalezas de San Telmo, el Castel Nuovo y el Castel dell´Ovo.

    • Clochards dijo:

      En realidad yo creo que la huella española está muy presente: en el dialecto, la arquitectura, la simbología, en la forma de ser de los napolitanos,… diría que nos profesan un gran afecto y, en general, echan de menos el esplendor de la época borbónica.

      Me apunto la recomendación. Precisamente este último año he tenido la oportunidad de conocer bastante aquella época de la historia y me gustaría profundizar en la materia.

      Gracias por pasarte y regalarnos un comentario 🙂

      • Vincenzo dijo:

        Volví a este artículo y veo este comentario en este momento. Tal vez ya es evidente en el comentario que dejé hace algún tiempo, sin embargo: la colonización cultural utilizado por el gobierno italiano ha cancelado todos nuestros libros de historia real y nos enseñó a odiar a los Borbones y, en general, a lo largo de nuestra historia antes del nacimiento Estado italiano en 1861. Hemos destruido económica, social y de identidad. Pocas personas hoy en día conocen la verdadera historia, es por eso que usted no ha notado mucho cariño por ese tiempo. Y tal vez la falta de atención de algunos monumentos. Otros son destruidos. Al igual que el hermoso edificio de la estación de tren (el primero de Italia). Entonces, como ya he dicho, el brillo máximo en términos de los edificios que tiene en lo que hoy es conocido como el Palacio Real de Caserta. Además, nuestro querido Borbones no tuvo tiempo de seguir para “embellecer” la ciudad y el resto de la nación, debido a que su trono fue usurpado y colonizados nos encontramos.

        Hasta luego!

  3. Pingback: Aqui no hay playa | Clochards

  4. Vincenzo dijo:

    ADVERTENCIA: El siguiente texto fue traducido del italiano, con Google. Puedo entender el español, pero lamentablemente no puedo hablar o escribir.

    Artículo muy agradable. Es agradable ver a alguien que escribe bien de Nápoles y de su gran pueblo. Por otra parte, Italia siempre ha denigrado, mientras que el extranjero es siempre apreciada. En los últimos años, Italia ha conseguido destruir lo poco bueno que quedaba todavía de nuestra imagen en el exterior, por lo que es agradable ver que todavía hay alguien que habla de la verdadera Nápoles.

    Sin embargo, dejó un par de aclaraciones por el bien de mi país (napolitano). La palabra “dominio”, me parece inapropiado, incluso en relación con el período del virrey español, donde la identidad de las dos naciones (Nápoles y Sicilia), no fue cancelado, así como las estructuras administrativas del reino y todo el patrimonio histórico y cultural, aunque es cierto que parte de los impuestos de las provincias de Nápoles y Sicilia fue a Madrid.

    En los demás casos, el reino de Nápoles y Sicilia fueron los independientes, y más aún con la dinastía de los Borbones de Nápoles, que se independizó de nuevo las dos naciones antes de la ocupación del Piamonte.

    La única regla que los napolitanos y sicilianos han sufrido realmente es la italiana (o, más propiamente, Piamonte / Padana (norte)), que, después de los dos pueblos sometidos a un uso colonial, destruyendo todos los restos del viejo Estado, se ha suprimido cultura, tradiciones e identidades, que son ahora muy débil y borrosa, y sobre todo algo de lo que otros italianos, que nos daría vergüenza.

    En el momento de que el virrey español, así como en otras épocas, antes y después, la norma era que varias familias ocupan tronos en Europa.

    Pero yo no creo que nadie ha dicho nunca que los británicos han estado dominados por los alemanes, cuando la dinastía de los Windsor (nombre original de Saxe-Coburg und Gotha) ascendió al trono.

    Dicho esto, cabe señalar que es más correcto utilizar el término “napolitano” para referirse a todo el pueblo de la nación napolitana (http://en.wikipedia.org/wiki/Napolitania), mientras que para los ciudadanos de la ciudad de Nápoles se utiliza “partenopeo”.

    De hecho, no sé en España, pero en América del Sur, especialmente Argentina, que todavía se utiliza el término “Tanos” para indicar a los italianos, pero en realidad “Tanos” viene de “napolitanos”, un término que originalmente significaba el pueblo de Nápoles/Napolitania (sur Italia). Los otros italianos fueron llamados “gringos”.

    Por último, el napolitano es un lenguaje, no un dialecto, que se habla y no sólo en la ciudad de Nápoles, pero casi todo el país napolitano (http://it.wikipedia.org/wiki/File:Neapolitan_language.jpg), que pero en parte habla siciliano. Desafortunadamente, el estado italiano no reconoce ningún idioma, porque es un estado represivo.

    Ah, una última nota sobre el palacio real: no olvidemos que existe también el Palacio Real de Caserta (en ese momento no era la ciudad en sí misma), una nueva residencia real buscado por el fundador de los Borbones de Nápoles.

    El palacio real en la ciudad data de la época del virrey español.

    Y de nuevo, el palacio de Capodimonte, a pesar de secundaria y construido principalmente para albergar la colección Farnese.

    Por desgracia, hoy en día se tiende a hablar sólo en términos de Nápoles, la ciudad histórica. Sin embargo, Nápoles ha sido y es mucho más: una nación entera y su belleza se encuentra por todas partes.

    Muchas gracias!

  5. io sono napoletano e vivo nella più antica capitale d’occidente, eravamo metropoli, quando new york non esisteva e londra e parigi erano picccole città.

    io sono napoletano e appartengo alla cultura più antica d’europa, quella cultura che ci permetteva di parlare greco quando tutti parlavano latino

    io sono napoletano e parlo una lingua che era lingua diplomatica alla corte di caterina la grande.Quella lingua che ha dato all’italia una tradizione musicale, letteraria e teatrale.

    io sono napoletano e vivo in una città dove in 600 anni di inquisizione MAI si è acceso un fuoco per bruciare persone e dove MAI all’inquisizione spagnola fu permesso di insediare un tribunale.

    io sono napoletano e vivo una città che ha fatto dell’accoglienza e della tolleranza la cifra della sua riconoscibilità, una città dove gli dei antichi vivono insieme agli dei nuovi,le anime sono così grandi da contenerli e amarli tutti.

    io sono napoletano e vivo in una città che ha inventato “il sospeso” ,il caffè pagato all’estraneo che mai conoscerai, perchè nessuno si senta mai così povero da non potersi permettere un caffè.

    io sono napoletano e vivo in una città che anche nel massimo suo splendore e della sua potenza, MAI ha invaso altri popoli con le armi per soggiogarli e dominarli.Li abbiamo sempre conquistati con la cultura con l’amore e con una canzone .

    io sono napoletano e vivo in una città che da sola ,insieme a Parigi ha dato un senso alla definizione di FLANEUR ,il passeggiare per il passeggiare ,per ammirare e godere del paesaggio umano della vita.

    io sono napoletano e possiedo il passato così come il futuro, poichè questa è la città dove tutto comincia e tutto finisce.

    io sono napoletano e il mio destino è affidato all’integrità di un uovo seppellito dal “mago” Virgilio nelle viscere della terra. Perchè la vita se non ha magia non vale la pena di essere cantata.

    io sono napoletano e ho nel corpo tutte le ferite e tutti i dolori di Iside che cerca il corpo di Osiride . Questo corpo mai ricomposto cerco di far nascere nel pellegrinaggio dei sette santuari.

    io sono napoletano e abito una città nata dal corpo di una sirena, morta di dolore per non essere riuscita a sedurre Ulisse. Perchè l’intelligenza non si fece sedurre dalla passione, non sapendo a cosa stava rinunciando.

    io sono napoletano e abito una città della quale Hans Christian Andersen, mirabile inventore di favole venuto a trovarci dalle fredde luci del profondissimo nord ,andandosene ebbe a dire: ” Quando sarò morto ,tornerò a Napoli a fare il fantasma,perchè qui la notte è indicibilmente bella”.

    si può continuare ad libitum, ma intanto essendo napoletano ,non posso non volgere il mio pensiero a chi nasce borghezio e ai suoi simili, noi non saremo mai capaci di tanto odio, noi amiamo il coraggio dell’ironia e a chi ci insultò dagli spalti di uno stadio dicendoci NAPOLETANI VI ODIAMO TUTTI preferimmo rispondere con un ironico GIULIETTA E’ NA ZOCCOLA , Shakespeare non si offese,i cretini non capirono,il mondo intero rise.

    • Ciao Raffaele, sono napoletano anch’io. Mi hai commosso con questo tuo commento: se non ti infastidisce, me lo copio e me lo conservo gelosamente, come una boccata d’aria fresca in quei momenti in cui tutto sembra andar storto o perduto. Grazie!

    • Vincenzo dijo:

      Non dimentichiamo che Napoli (la città) deve molto a Napoli (la nazione). Noi siamo partenopei. I napoletani sono molti di più di un milione. Anche se l’hanno dimenticato.

      Ciò detto, concordo con Eugenio: commento emozionante.

    • Gino Cimmino dijo:

      mi è venuta la pelle d’oca leggendo quanto hai scritto, una descrizione di napoli e della napoletanità magnifica, dove il sacro e il profano si fondono in un inno alla città più bella del mondo.

    • Rosalba dijo:

      grazie x le tue stupende parole…se posso anch’io copio e incollo….purtroppo ci si dimentica troppo spesso che Napoli è fatta soprattutto di persone come te….grazie ancora

  6. Grazie, scrissi questa nota sull’onda dell’indignazione provocata dalle uscite di molti politici leghisti che come giustamente diceva De Crescenzo : ” stavno ancora sugli alberi ,quando noi eravamo già froci”, poi l’indignazione fu scavalcata dalla passione che questo magnifico posto nel quale siamo nati ha sempre suscitato in me, ne venne fuori questa litania alla nosta città-nazione ,che mi leggo anche io ogni volta per rinfrancarmi, perchè non dimentichiamolo mai :Quando i guai saranno passati ,noi ci ritroveremo ancora a vivere nella città più bella del mondo.
    Copiatevela e fatene quello che volete, solo mi raccomando se capitasse , di citare sempre l’autore.
    Raffaele Isidro Parodi

  7. Clochards dijo:

    Grazie a tutti quanti per i vostri commenti. Sono proprio contenta che il post sia diventato un luogo di dibattito e che permetta a tutti i napoletani fieri della loro terra di condividere pensieri e sentimenti.
    Ancora grazie,
    Almudena Bonet – Gin Tonic

  8. Pingback: Il gigante e la bellezza, una scommessa italiana | AltraOpinione

  9. Pingback: Especial Noviembre: Italia en Madrid | Clochards

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s