Escapada por MAI TAI: Croacia y Eslovenia

Durante el mes de julio vamos a dedicar el especial de fin de semana a las escapadas veraniegas.  Ahora que el calor empieza a apretar es cuando más nos ponemos a imaginar playas paradisíacas, hamacas, piñas coladas, o quizá todo lo contrario, montaña, ríos y senderismo.

Así pues vamos a ir dando ideas de lugares que podéis visitar en estos días de canícula. Inaguro la sección con mi último viaje a Croacia y Eslovenia.

Eslovenia es un país que está muy bien comunicado con el resto de Europa e influido, según dicen, por las costumbres austríacas. Desde luego visualmente tiene algún parecido a Viena, pero Ljubljana es más pequeña, acogedora y el río le da más vida.

Las Cuevas de Postonja se encuentran no muy lejos de la capital y desde luego es una parada obligatoria. Las cuevas miden en total veinte km, aunque sólo cinco son visitables. Además cuentan con una especie única cuyo hábitat son estas cuervas kársticas con estalagmitas, estalactitas y columnas: el proteus.

El lago Bled es un lugar vacacional muy verde y agradable rodeado por montañas que cuenta con balnearios de aguas termales.

Croacia, según dicen los lugareños, se parece más a España por su carácter cálido y hedonista. Sin duda, se han visto influidos por los venecianos ya que formó parte de su reino. En la parte norte se encuentra la Península de Istria con la capital, Zagreb, y el Parque Nacional de Plitvice. No hay palabras para describirlo, absolutamente maravilloso.

Zadar fue prácticamente destruido en la guerra por lo que, a pesar de la reconstrucción, el casco histórico ha quedado reducido a unas cuantas iglesias. Su mayor atractivo son las playas de rocas.

Sibenik cuenta con la Catedral de Santiago, que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco junto a Plitvice, Dubrovnik, Split y Trogir. Tiene unos relieves muy curiosos de influencia humanista dignos de ver.

Trogir tiene un casco histórico empedrado donde perderse y hacer fotos maravillosas.

Split y su Palacio de Diocleciano han sido una de mis atracciones preferidas. Es muy curiosa la mezcla de un palacio romano inmenso con construcciones renacentistas y góticas.

Por último Dubrovnik casi al final de la costa dálmata es parada obligatoria. A pesar de estar llena de turistas y cruceros tiene un núcleo histórico encantador lleno de cuestas y ropa tendida al más puro estilo italiano.

No os vayáis sin probar el Marasquino (un licor de cereza), un helado a la italiana y unos Strukle (pasta rellena). Tampoco os podéis  perder un bañito en la costa, con sus aguas turquesas y limpias.

¿Qué os ha parecido? Yo he vuelto encantada y muy relajada. ¡Se lo recomiendo a todo el mundo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Especial mensual y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s